Servicios

Autoconstrucción

 


AUTOCONSTRUCCIÓN

¿Puede el cliente construirse su propia vivienda?

¿Puede el cliente contratar a otros trabajadores?

¿Está obligado a contratar un Plan de Seguridad?

¿Está obligado a disponer del Libro de Subcontratación?

¿Está obligado a realizar la comunicación de apertura de centro de trabajo?

En las obras de autoconstrucción ¿es necesaria la figura de Coordinador de Seguridad y Salud?

¿Qué ocurre con el seguro de daños materiales, obligatorio para el promotor y el constructor?

 

 


 
De acuerdo con el Real Decreto 1627/1997, de 24 de octubre, por el que se establecen disposiciones mínimas de seguridad y de salud en las obras de construcción,  en el artículo 2 se define la figura  de promotor como “cualquier persona física o jurídica por cuenta de la cual se realice una obra.”  En el mismo artículo, se indica además lo siguiente:
 
"Cuando el promotor contrate directamente trabajadores autónomos para la realización de la obra o de determinados trabajos de la misma, tendrá la consideración de contratista respecto de aquéllos a efectos de lo dispuesto en el presente Real Decreto.
Lo dispuesto en el párrafo anterior no será de aplicación cuando la actividad contratada se refiera exclusivamente a la construcción o reparación que pueda contratar un cabeza de familia respecto de su vivienda".
 
Si se está planteando la construcción o reparación de una sola vivienda por parte de un cabeza de familia, la ley no considera al promotor como contratista y no será necesario que asuma sus obligaciones, que se establecen en el artículo 11 del RD 1627/1997. Si la obra a autoconstruir es diferente de lo expuesto anteriormente, entonces el promotor tendrá consideración de contratista, y por tanto deberá responder a las obligaciones de esa figura. 
 
No queda eximido de la necesidad de realizar la obra de acuerdo con un proyecto arquitectónico, firmado por un arquitecto superior. 
 
 
El cliente, considerado cabeza de familia por la legislación, puede construir su propia vivienda mientras sea una sola y sea para sí mismo y su familia. Necesitará de un proyecto arquitectónico firmado por un arquitecto superior.
 
 
 
 
 
En relación con la ejecución en sí de la obra, la interpretación que hace el ministerio del papel de promotor en su Guía del Real Decreto 1627/1997 considera (pág. 17), entre otros, los siguientes supuestos:
 
a. El promotor ejecuta directamente con trabajadores de su propia plantilla alguno o todos los trabajos que se realicen en la obra.
b. El promotor contrata directamente trabajadores autónomos para la realización de la obra o de determinados trabajos de la misma
 
Es entonces posible que la figura del promotor, sin ser considerado contratista, participe ejecutando la obra de su vivienda y también contrate trabajadores autónomos para la ejecución de algunos trabajos de la obra. 
 
 
El cliente autoconstructor puede contratar a trabajadores autónomos para la ejecución de partes de la obra. 
 
 
 
 
 
En relación con el Plan de Seguridad, cuya elaboración es obligatoria para el contratista según el  en el artículo 7 del RD 1627/1997, no se considera obligatorio para el caso de autoconstrucción en los supuestos tratados anteriormente. La guía mencionada interpreta (pág.21) que “si el cabeza de familia contrata directamente la realización de una obra o de parte de la misma con trabajadores autónomos sin que éstos tengan la consideración de empresarios (contratista o subcontratista), no es obligado elaborar el plan de seguridad y salud en el trabajo correspondiente a las partes de  la obra ejecutadas por estos trabajadores.” Por el contrario, no queda eximido de encargar un estudio básico de seguridad y salud en la fase de redacción del proyecto, tal y como refleja en el artículo 4 del RD 1627/1997.
 
 
El cliente autoconstructor no está obligado a contratar un Plan de Seguridad.
 
 
 
 
 
De cara al Libro de Subcontratación, la interpretación que hace el ministerio en su Guía del Real Decreto 1627/1997  establece que (pág.101): “En el caso de que un cabeza de familia, como promotor, contrate la construcción o reparación de su vivienda con trabajadores autónomos, no tendrá la consideración de contratista (artículo 2.3 del RD 1627/1997). En relación con la LSC, dicho cabeza de familia no estará obligado a disponer del libro de subcontratación. “
 
 
El cliente autoconstructor no está obligado a disponer del libro de subcontratación.
 
 
 
 
 
En relación con la comunicación  de apertura del centro de trabajo a la autoridad laboral que queda definida en el artículo 19 del RD 1627/1997, no será obligatoria en el caso de autoconstrucción en los supuestos descritos anteriormente.  Se establece que “la comunicación de apertura del centro de trabajo a la autoridad laboral competente deberá ser previa al comienzo de los trabajos y se presentará únicamente por los empresarios que tengan la consideración de contratistas de acuerdo con lo dispuesto en este real decreto.” 
 
 
El cliente autoconstructor no está obligado a comunicar la apertura de centro de trabajo. 
 
 
 
 
 
En cuanto al coordinador en materia de seguridad y salud, la figura será necesaria en la obra sólo “cuando en la ejecución de la obra intervenga más de una empresa, o una empresa y trabajadores autónomos o diversos trabajadores autónomos” de acuerdo con el artículo 3 del RD 1627/1997.  Sus obligaciones serán las establecidas en el artículo 9 del RD 1627/1997, con la excepción del punto c, por las razones expuestas anteriormente.  La Guía del Real Decreto 1627/1997 del ministerio aclara esta cuestión (pág.22) indicando lo siguiente:
 
“Tal y como se especifica en este real decreto, no es obligada la designación de coordinador en materia de seguridad y salud durante la ejecución de la obra si en la misma interviene una sola empresa. No obstante, y al igual que en apartado anterior, si la ejecución de la obra comienza con la intervención de una única empresa o trabajador autónomo (porque así se había previsto), pero durante el proceso de ejecución se decide la intervención de otra empresa o trabajador autónomo adicional, cuando se produzca este hecho deberá nombrarse un coordinador en materia de seguridad y salud durante la ejecución de la obra.”
 
 
El Coordinador de Seguridad y Salud es obligatorio solo si durante la ejecución de la obra interviene más de una empresa, o una empresa y trabajadores autónomos o diversos trabajadores autónomos
 
 
 
 
 
La Ley 38/1999, de 5 de noviembre, de Ordenación de la Edificación hace referencia a lo que denomina “autopromotor individual”.  De cara al seguro de daños materiales, cuya contratación se obliga tanto al promotor como al constructor en el artículo 19, en el caso de autoconstrucción, el promotor queda eximido de acuerdo con la Disposición adicional segunda que dice: “esta garantía no será exigible en el supuesto del autopromotor individual de una única vivienda unifamiliar para uso propio.” 
 
También puntualiza lo siguiente a continuación: “en el caso de producirse la transmisión "inter vivos" dentro del plazo previsto en el párrafo a) del artículo 17.1, el autopromotor, salvo pacto en contrario, quedará obligado a la contratación de la garantía a que se refiere el apartado anterior por el tiempo que reste para completar los diez años.” Es decir, se deberá contratar la garantía si se produce la venta de la vivienda u otro tipo de transmisión a terceras personas mientras no sea una herencia. 
 
 
El autopromotor individual no está obligado a contratar un seguro de daños materiales. 
 

 

 

Fecha de publicación: 
Martes, Octubre 23, 2018